Sobre mí

Conóceme y trabajemos juntos en tu boda

Fotografías Andrés Acosta

La vida me ha forjado para observar y destacar los bellos momentos que en ella ocurren. Es de ahí que nace en mi interior este sentimiento de ayudar a todos quienes los experimentan, con el propósito de estampar gotitas de instantes “para siempre”.

Las personas siempre me preguntan si no me aburre tomar fotografías todo el tiempo. Cuando contesto, mi respuesta es la misma: “vivo cámara en mano por el instante que no volverá”. De ahí puedo decir que me dedico a la fotografía para retratar cada segundo importante para las personas para quienes entrego mi máximo esfuerzo.

Mis jornadas de trabajo son arduas y extensas en la mayoría de las veces, pero sin duda, el mejor pago es observar los rostros de satisfacción de mis clientes que, a esas alturas, ya son mis amigos.

La empatía es fundamental en mi rubro. No puedo decirle a una persona o pareja que confíen en mí, sino confío yo en sus ideas. Me pasa más seguido de lo que crees, que los Novios o personas a quienes tomo fotografías me dicen: “Tú sabes más que yo”, o “tú eres el experto, tu sabrás cuales serán las mejores tomas”. La verdad no es así. Yo prefiero que antes de empezar, tomemos juntos la decisión y entre mis clientes y yo, acordemos cuáles son las mejores ideas de imágenes, considerando los gustos de cada persona y las sugerencias que les puedo dar para sacar lo mejor de ellos. Eso es la empatía. Ponerme en el lugar del otro, incluso en la fotografía. Derivado de lo anterior, me gusta trabajar conociendo a cada pareja. Les pregunto que les agrada y que les incomoda. La idea es tomar fotografías con toda tranquilidad para los Novios y para mí.

Lo que espero que el mundo sepa es que soy así. Me entrego a mil por mis clientes. Busco siempre la forma de agregar algo extra a cada imagen. Esa es mi misión plasmar “Emociones en Pixeles”. Mi estilo de inmortalizar extractos del tiempo es buscar la comodidad de mis retratados. Hacerlo en momentos espontáneos y sinceros. Cierto es que en ocasiones busco poses para una hermosa fotografía, pero mi dedicación es capturar los instantes auténticos y naturales. Eso es mucho más difícil y es ahí mi desafío.

En resumen, soy un afortunado de la vida, ya que ella me ha regalado una familia maravillosa, la que entiende que, dentro de mi corazón, hay un rincón apartado para todas aquellas personas que sienten que una imagen puede mostrar algo tan intangible, pero a la vez, tan verdadero como son los sentimientos.