Qué hacer después de haber suspendido una boda

por 6 May 2020Fotografía Bodas

En los momentos que hoy vivimos nos resulta cada vez más frecuente el encontrarnos con la disyuntiva de tener que suspender una boda. Es algo traumante para los novios, así como también para todos quienes trabajamos en el rubro.

Bajo este punto de vista, Somos nosotros mismos quienes provocamos un tsunami con todo lo planificado y toda la inversión hecha. Es más; cuando sacamos cuentas de todo el esfuerzo que hay que realizar para dejar sin efecto un evento de esa envergadura, inconscientemente comienza un estrés al pensar en el qué dirán, en cuánto dinero vamos a perder, cuánto tiempo nos tomará el volver a empezar.

Si ustedes se fijan en internet, hay un sinnúmero de artículos Que nos dicen cómo afrontar la cuarentena y qué hacer con todos nuestros planes de la boda. sin embargo, no he visto hasta el momento ningún reportaje o columna que nos explique qué hacer después de.

Considerando todo esto, lo importante es que antes de tomar cualquier decisión hay que evaluar en qué pie estamos. La recomendación inicial que le puedo hacer es sentarse junto a su pareja tomar un lápiz y un papel y anotar que consideraron para el evento que están suspendiendo: Iglesia, banquetearía, fotógrafo y/o videógrafo, dj, animador, local, recuerdos, etcétera. Una vez hecha esta nómina de todos los elementos que lamentablemente tenemos que posponer, hay que asignarle el valor que corresponde (sé que ponerle precio resultará un impacto fuertísimo, mas es fundamental el conocer cuánto cuesta esta suspensión).

Ahora bien, hemos sentado las bases para comenzar a reorganizar nuestro evento. Para la tranquilidad de los novios , si ustedes suspenden su boda, consecuentemente todos los servicios contratados no podrán trabajar para ustedes; ni lógicamente, cobrar por ese servicio. Y es ahí nuestra primera luz en la oscuridad. el siguiente paso que deben hacer es el de contactar a todos los servicios que ustedes habían contratado con anterioridad con el propósito de reagendar, orientados a que esta situación a nivel mundial se prevé que tenga una cura para fines del 2020.

Dicho esto, se recomienda considerar para el año 2021 nuevas fechas y así tener algo de certeza dentro de la incertidumbre que se cierne en todo el planeta. Como recién estamos en el mes de mayo del presente, hay una alta probabilidad de que los servicios dedicados a los matrimonios no tenga la agendadas fechas para el próximo año, por lo que tenemos un alto porcentaje disponibilidad y de ofertas, teniendo presente también que por el miedo que hoy existe en las personas, muy una alta demanda de reservas por estos servicios. Quiero hacer presente que no es iresponsable lo que estoy diciendo. Todas estas suposiciones que aparecen en estas líneas se basan en reportajes de la Organización Mundial de la salud ien información vertidas de manera oficial por el Ministerio de Salud de Chile. Es más, según el New York Times se estima que en el mes de septiembre se tenga efectivamente la cura al COVID-19.

Teniendo presente este prometedor panorama que se viene hacia el futuro, es maravilloso pensar qué podemos tener una nueva oportunidad para poder tener la boda ideal. Como podrán darse cuenta, también los proveedores de servicios nupciales estamos ansiosos de volver a trabajar. En lo particular, me estoy preparando en la parte intelectual y práctica, realizando diversos diplomados para poder otorgar un mejor servicio de fotografía, a fin de ofrecer una variedad aumentada y una calidad superior en cada producto que pongo a disposición de mis clientes.

Para finalizar mis palabras, a lo largo del texto he demostrado que esto no es el fin para los novios. Lo que para unos significa un desastre, para otros puede ser una gran oportunidad. un ejemplo claro de esto puede ser el que una vez sentados juntos haciendo la nómina, van a existir novios que se darán cuenta que habían servicios contratados de más y otros que no consideraron en primera instancia, pero que al momento de replantear, se dieron cuenta que eran imprescindibles.

Esperando que el mundo se reponga de todo este mal, y que tanto los novios como sus proveedores vuelvan a encontrarse en un futuro matrimonio, se despide:

Andrés Acosta