¿Fotos Planificadas o Espontáneas’?

por 28 Sep 2019Fotografía Bodas

Cuando quieres hacer tu sesión fotográfica de preboda o de matrimonio, escoges ¿Fotos planificadas o espontáneas?

 

Esta respuesta varía entre cada pareja. Hay quienes prefieren que sea todo cien por ciento estructurado y otros elijen que todo fluya sin esquema alguno. De este supuesto, los fotógrafos también tenemos algo que decir; y lo que aportemos será en definitiva lo que incida en el resultado final.

En los fotógrafos existen ciertas directrices personales que marcan el trabajo individual. Por lo general, para fotografías de eventos sociales, como lo son las sesiones de preboda y matrimonios propiamente tal, los profesionales seleccionan la opción más fácil, la cual es tener un esquema rígido. Tomar las fotografías que saben que funcionan como, por ejemplo: los Novios besándose en el altar, los Novios acompañados de los padrinos, cortando la torta, Novia lanzado el ramo y varios otras más que no deben faltar en el recuento final de imágenes.

Por el contrario, hay fotógrafos que optan por las fotografías que nadie planifica. Ejemplo de ello son: invitados emocionados, Novios conversando entre ellos con miradas románticas, los padres de los Novios mirando a sus hijos felices, niños corriendo alrededor de los Novios, etc.

De las dos posturas hay ventajas y desventajas para quienes contratan a un fotógrafo muy radical en cualquiera de estas dos posiciones. Pero si te preguntas: para ti Andrés, ¿Cuál es tu forma de trabajar y la que recomiendas?

Mi respuesta es simple: “mezcla de las dos”.

Soy un tipo que le gusta el orden y la estructura. Sin embargo, la magia de la fotografía está en los detalles que muchas veces no son tan planeados. La simbiosis perfecta para mi funciona de la siguiente manera:

Hago un esquema básico de todo lo que debe contar un stock de fotografías de boda (por lo general lo hago con lápiz y papel junto a los Novios en una reunión previa al evento).

Estar atento a todo lo que sucede alrededor por si ocurre un momento imprevisto y bello.

Los esquemas de fotografías no deben ser rígidos en su totalidad, ni tampoco todo improvisado. Debe ser una mixtura de ambas formas de trabajar. Debo asegurar que los momentos típicos queden reflejados y los instantes naturales también. Con esto logro el propósito de mis fotos, el cual es traspasar a mis clientes “Emociones en Pixeles”.